Ventajas del barter en la campaña de Navidad

Un año más vuelve la Navidad y la oportunidad para muchas empresas, de sacar el mayor partido posible a estos días de vorágine consumista. La situación económica, está forzando cada vez más a las compañías a buscar soluciones creativas para cumplir sus objetivos y estirar sus presupuestos, pues precisamente es ahora cuando mayor presión publicitaria deben realizar, la campaña de Navidad se lleva una parte importante del presupuesto anual de marketing.

Podemos decir que la Navidad es el periodo del año que más ventas genera a las compañías de retail. Para ello, se preparan con tiempo, estiman el producto que venderán para alimentar su stock, e invierten en la gran campaña de publicidad anual para llegar a los consumidores. Lo habitual es hacer las previsiones en base a datos de venta de años anteriores y otros factores económicos, pero ¿qué sucede si esa previsión no llega a cumplirse?

Puede ocurrir que el comportamiento del mercado haya cambiado, por entrada de nuevos actores, un entorno distinto, u otros elementos incontrolables para la marca, que llevan a estimar unas ventas que después no se producen, generando un stock no vendido que el departamento financiero debe provisionar, supone un lucro cesante por las ventas no satisfechas, y añade costes de almacenaje y gestión de inventario no vendido.

Ante este escenario, una de las soluciones posibles, es venderlo con descuento en temporada de rebajas, pero ello sigue generando pérdida respecto al beneficio que se esperaba durante la campaña de Navidad, o incluso tener que llegar a destruirlo en el caso de productos perecederos, lo cual aumenta notablemente el coste financiero, por la pérdida de producto y el gasto que implican los procesos de destrucción.

Sin embargo, el corporate barter, ofrece la posibilidad de recomercializar este stock imprevisto por otras vías, es decir, darle salida en mercados no habituales y canales alternativos, una solución muy afianzada en mercados maduros. De esta manera, se reduce la cantidad de producto inmovilizado, y se disminuye la dotación de provisiones. Pero para ello, es necesario contar con una agencia especializada en este tipo de transacciones que garantice que las ventas adicionales se producen a precios de mercado, que permita mantener el margen financiero objetivo que se había marcado la empresa para las ventas navideñas.

En Compensa, somos líderes en el mercado español y tenemos network internacional, generando valor añadido puesto que el barter proporciona un doble retorno: además de vender el stock, hay una mejora del circulante, al utilizar el producto como moneda de pago. Generamos entonces un extra budget para el departamento de marketing, tan necesario para la inversión en medios que supone la campaña de Navidad.

Convertimos productos y servicios, en planes de medios y campañas de publicidad, apoyando a todas las áreas operativas de la empresa: marketing, comercial y financiera, y siempre con la garantía de que será la marca quien defina las directrices sobre el destino de su producto.

El Director General de una de las principales bodegas de España, con fuerte implantación internacional, con quien trabajamos desde hace más de diez años ha declarado sobre nosotros:

“si tuviera que definir qué es Compensa, pensaría enseguida en innovación y perseverancia.

Si bien el barter publicitario es un sistema ideal para momentos puntuales como stocks invendidos en campañas especiales como es del caso de la Navidad, cierre de presupuestos, etc. Cada vez son más las marcas que incorporan el barter a su estrategia de medios habitual, al haber podido comprobar el valor añadido que aporta y las garantías que ofrece Compensa.

¿Tu también quieres? Contáctanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *