"El intercambio puede tener su sitio en el mercado del automovil"

Compensa entrevista al vicepresidente de ANFAC (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), Mario Armero, que nos ofrece una amplia visión de la situación actual del sector del automóvil en España, sus ‘complejidades’ y las claves para su recuperación. Entre ellas, el intercambio, que las marcas fabricantes pueden tener en cuenta a la hora de “revender susvehículos en mercados alternativos y, con ello, dar salida a stocks difíciles”.

¿Cómo ve la evolución del mercado teniendo en cuenta el nacimiento y entrada de los vehículos híbridos y eléctricos?

El mercado del automóvil todavía sigue en volúmenes bajos, pero gracias al Plan PIVE y PIMA Aire 4, muestra unos crecimientos importantes, triplicando, por ejemplo, el crecimiento en Europa. Este año nos aproximaremos a 865.000 unidades. Debemos seguir impulsando el mercado para lograr que de manera habitual se matriculen en nuestro país cerca de 1,2 millones de coches al año.

Con la introducción del vehículo eléctrico y la mayor presencia del híbrido, unido a otras fuentes de energía como los vehículos de gas, están posicionando a España como uno de los mercados más eficientes en toda Europa. Mucha “culpa” de ello la tienen los planes de impulso al mercado aprobados por el Gobierno y que están permitiendo que, aunque todavía a un ritmo lento, las nuevas tecnologías tengan mayor presencia en nuestro mercado.

España es una potencia en la fabricación de vehículos eléctricos. Se han fabricado ya más de 16.000 unidades y se fabrican en España cinco modelos de vehículos eléctricos. Hoy en día, en España, la oferta se ha multiplicado por 9 en los últimos 5 años, es una oferta amplia en tipología de vehículos: variedad de marcas, modelos y versiones.

La fabricación de la hibridación en España también ha llegado a nuestro país.  Ford en Valencia fabrica el primer vehículo híbrido, este turismo puede enorgullecernos por ser el primer turismo híbrido que sale de las plantas de fabricación de coches españolas. Esta buena noticia es fruto de que España es un país capacitado y talentoso para seguir en la vanguardia de las tecnologías. Somos un país que hace todo tipo de vehículos turismos, comerciales, industriales, tecnologías híbridas, eléctricas, a gas, etc.

¿Cómo les afecta a este tipo de vehículos el tema del valor residual?

Respecto a los híbridos (no enchufables) no hay grandes diferencias respecto a los convencionales en este tema. Respecto a los  eléctricos (enchufables en general), ha habido algo de desconocimiento sobre este tema, pero su crecimiento en el mercado está aclarando las cosas, permitiendo estimar con mayor certidumbre cuál es su valor residual. Muchos de ellos se comercializan en renting o leasing y se está afianzando cada vez más.

¿Cómo afectan al sector factores como el reglamento Euro 6 y el resto de normativas europeas que tienen que ver con el control de emisiones contaminantes para vehículos?

El sector del automóvil es uno de los sectores más regulados, por ello, resulta imprescindible la reconsideración del marco regulatorio del automóvil desde una perspectiva coherente con el desarrollo tecnológico, aportando una visión inteligente y haciendo realidad políticas regulatorias que primen la simplificación reglamentaria y la coherencia en las medidas de protección medioambiental.

¿Qué problemas cree que tienen los vehículos industriales, de lujo u otros ‘specialities’?

Los “problemas” típicos de la escasez de demanda, igual que pasa con otros segmentos. Los vehículos industriales son un input fundamental de la economía española, y la crisis ha castigado con fuerza el sector de la construcción y del transporte, dos usuarios básicos de este tipo de vehículos. Pero, poco a poco con la recuperación de la actividad económica, y el Plan PIMA Transporte que se aprobará en breve, afianzará la recuperación de este segmento. La renovación de la flota del transporte es un aspecto fundamental del crecimiento económico.

Respecto a los vehículos de lujo, no dependen tanto del factor crisis, aunque también les afecta. Su desarrollo está más ligado a una cuestión social, “status” y modas.

Respecto al vehículo de ocasión ¿cuál será la tendencia a corto – medio plazo y como cree que afecta a la producción de vehículo nuevo?

El vehículo de ocasión tiene que jugar un papel importante en la dinamización del mercado y en la renovación del parque. El vehículo usado de menos edad contribuye a completar el ciclo de compra de un consumidor que no puede acceder a un vehículo nuevo en un primer momento. La crisis ha acentuado la permanencia en el consumidor del vehículo y hoy tenemos un parque demasiado obsoleto que hay que renovar y el vehículo de ocasión de 1 a tres años tiene que jugar un papel importante.

¿Cree que modelos de negocio como el intercambio podrían contribuir a solucionar algunos de las dificultades que tiene el sector?

Algunas compañías fabricantes cuentan con exceso de capacidad de producción o stock al que no le encuentra salida y que genera sobrecostes de almacenamiento. Si esas marcas comenzasen a usar la técnica del barter, conseguirían revender sus productos en los canales alternativos. Además, derivadas de esa reventa se obtienen acciones de comunicación, lo que permite a la marca seguir invirtiendo en publicidad y como consecuencia, seguir vendiendo más.

Es un modelo poco conocido en nuestro país y que a medida que se vaya popularizando podría tener su sitio en el mercado del automóvil.

Los stocks de vehículos de más de 60 – 90 días de las redes de concesionarios, ¿podrían apostar por el intercambio para darles una salida eficaz?

Es una opción más dentro de las múltiples alternativas que hay para sacar el producto. Los concesionarios están buscando nuevas fórmulas de ampliar su negocio y su cartera de clientes y esta podría ser una de ellas.