Revende ese producto de difícil rotación; obtén beneficios del stock


En toda compañía del sector Lujo existen una serie de artículos pertenecientes a la gama más superior, cuyas ventas aportan el beneficio que nuestras gamas altas / medias solo alcanzan vendiéndose en ciertas cantidades. Hablamos de aquellos relojes, joyas, artículos de moda o belleza exclusivos, y que precisamente por sus características, y de las del sector al que pertenecen, pronto pasarán a formar parte de una ‘antigua colección’

Son el producto élite de la marca, el que más márgenes de beneficio genera, aquél que contribuye en gran medida a conseguir los objetivos de venta y, sin embargo, el menos vendido.

Pero, ¿qué acciones llevan a cabo las marcas para solventar este problema? ¿Qué estrategia emplean para aumentar las ventas de este tipo de artículos?

Reforzar los canales de venta tradicionales

Si las ventas por los canales habituales no está logrando conseguir buenas cifras, una buena opción puede ser recurrir a darles salida en aquellos no habituales, es decir, recomercializarlo por otras vías. Posicionarlo en otros mercados, con consumidores más susceptibles de adquirirlos; y además, contribuyendo al aumento de la notoriedad de la marca.

Para gestionar este tipo de operaciones, que se engloban bajo la disciplina del barter, lo ideal es recurrir a una compañía gestora de este tipo de operaciones, cuyo expertise permite gestionar de una manera óptima la colocación de esos productos. En el caso concreto de Compensa, la marca es quien le señala siempre las directrices de la operación, e indica bajo qué condiciones puede darse la reventa del producto: restricciones, garantías o autorizaciones. A cambio, Compensa garantiza avales y contratos

Cumplir objetivos

Así, se ha logrado revender joyería y relojería en Estados Unidos y LATAM, perfumería en Asia o vehículos de alta gama en Europa del Este. Otros, se han introducido en la red de retail barter de Compensa, y han sido vendidos a clientes B2B como medios de comunicación. Todos tenían en común que formaban parte de partidas difíciles de colocar en sus mercados. Sin embargo, la recomercialización ha logrado solventar problemas de venta para el departamento comercial y de costes para los financieros y de logística.

Siempre que se acomete una operación de este calibre, gestionada a través de una gestora de barter, los beneficios suelen repercutir  también en el departamento de marketing de la marca. Principalmente porque la recomercialización de los productos por esta vía supone la obtención de un budget extra destinado a campañas de comunicación adicionales.

Con éstas, se pueden seguir publicitando nuevos lanzamientos de las gamas más vendidas, en lugar de destinar esos recursos a promocionar productos más complejos porque se les necesita dar salida.