Más imagen para tu marca con el mismo presupuesto

El sector turístico y hostelero destina en los meses previos al verano la práctica totalidad de sus presupuestos de marketing. El objetivo, convertirse en aquel producto (alojamiento, medio de transporte…) elegido y preferido por el consumidor para pasar sus vacaciones estivales.

Esta semana hemos conocido un informe de American Express que refleja que este año los turistas españoles gastarán más de 2.200€ en sus vacaciones veraniegas. Una cifra que supone un 1’2% más respecto a 2014 y que se destinará en un 50% al alojamiento y al transporte. El documento destaca que la mitad de los encuestados se decantará por la costa, se alojará en establecimientos hoteleros y se desplazará en coche.

Competitividad

Se aproximan meses de dura competitividad para posicionarse como primera opción de compra. Aún más este año, con los buenos datos económicos previstos, que consolidan la recuperación del sector y lo afianzan como primera locomotora de la economía de nuestro país.

Para un periodo que les supone prácticamente el 80% de su facturación anual todos los recursos destinados por la marca son pocos. Sin embargo, cuando hablamos de recursos, conviene saber que existen técnicas para optimizarlos y que contribuyen a mejorar ese retorno sobre la inversión de forma considerable.

El barter genera valor añadido porque permite realizar, por ejemplo, campañas de refuerzo, de branding o de aumento de la notoriedad sin variar ni un ápice la estrategia de marketing. Simplemente ayuda a aumentar el presupuesto para comunicación, con el fin de consolidar la presencia de la marca en aquellos medios óptimos y reforzar a las acciones ya en curso.

Valor diferencial

Es una gran opción para aquellas marcas con un presupuesto ya asignado o con un volumen insuficiente, porque mediante el pago de las campañas en barter, conseguirán una nueva antena comercial con la que seguir promocionando su marca. Por último ofrece la posibilidad de invertir en cualquier tipo de soporte, siempre y cuando las acciones de la marca sean adicionales a las que ya tiene contratadas con ese medio.

El barter actúa como valor diferencial frente al resto de alternativas en el mercado de la publicidad. Se adapta a cualquier necesidad de una empresa, tanto en su área comercial como en la de marketing o en la financiera.