¿Necesita su empresa crear valor diferencial?

En 2011, 400.000 empresas en todo el mundo usaban el bartering con el objetivo de generar más beneficios. A parte de la repercusión económica, las ventajas de incorporar el intercambio de productos por publicidad a un negocio es una realidad bastante aceptada por compañías e instituciones de todo el mundo.

Sin embargo, antes de adentrarse en el mundo del bartering publicitario, su compañía debe tener una respuesta afirmativa a las siguientes preguntas:

¿Invierte su empresa en publicidad o se está planteando hacerlo?

¿Necesita optimizar sus recursos y costes?

En definitiva, ¿necesita su compañía generar valor añadido?

Si la respuesta a estas tres preguntas es sí, he aquí unas claves relacionadas con el intercambio de publicidad que pueden ayudar en todo el proceso de comprensión del modelo:

 

Análisis interno de su empresa

Es realmente importante que analice toda la organización. El bartering funciona como una herramienta para generar más operaciones, lo que repercute en términos comerciales, de marketing y logística; pero sobre todo a nivel financiero, debido a la posibilidad real de mejorar balances y cuentas de resultados.

Una vez sabido esto…  ¿Nos sirve la herramienta para conseguir nuestros objetivos?

Debe saber que una operación con intercambio de productos y servicios siempre va a generar un beneficio adicional: más ventas, presupuesto de marketing extra para nuevas campañas de publicidad, acelerar la salida de un stock, etc. Por eso, que su compañía entienda dónde y cuándo surgen esas oportunidades es vital.

Esas oportunidades están estrechamente relacionadas con la correcta gestión del producto. En esta fase necesitará contar con el apoyo de una compañía especializada en bartering para minimizar costes de almacenamiento, acelerar la venta de la partida obsoleta o simplemente apoyarle cuando exista un pico de demanda de su producto.

Estas empresas consiguen llegar a canales y mercados alternativos, donde el producto se recomercializa.

 

Marketing y Comercial

Piense en su marca y en sus objetivos. ¿Branding? ¿Notoriedad? ¿Credibilidad? La posibilidad de ampliar el presupuesto de marketing destinado a estas acciones se convierte en real con la reventa del producto en esos mercados alternativos.

Es un resultado doble, dado que se aseguran ventas y se ejecutan nuevas campañas de publicidad para vender más.

 

Financiero

El bartering, literalmente, convierte el producto en moneda de pago. Por eso mejora el circulante y la reducción de provisiones contables. Contribuye, en definitiva, a la optimización de la cuenta de resultados y del balance de situación.

Diversos estudios demuestran que esta técnica puede aumentar entre un 3% y un 5% el EBITDA de una empresa.

 

Como decíamos al principio, es necesario que antes de adentrarnos en la integración del intercambio de productos por publicidad en nuestra compañía la hayamos analizado desde todos los puntos de vista posibles. Es un proceso exhaustivo que requiere ser contemplado tanto a nivel comercial y financiero como en el de la comunicación y el marketing.

A parte de sus ventajas y del valor añadido que aporta, cabe destacar que el intercambio de publicidad es una fórmula de negocio que actúa como complemento, y nunca como una sustitución del dinero.

 

Si quieres conocer más detalles, ponte en contacto con nosotros 

 

Análisis: el por qué del aumento de la inversión publicitaria

2014 fue el año de la recuperación definitiva para el mercado de la publicidad. Arce Media presentaba la semana pasada su ‘Índice de Inversión Publicitaria de 2014’  en el que se concluye que la inversión en medios aumentó un 5% el años pasado. Y además, que las cifras son positivas en todos los soportes, también en medios impresos, sin duda los más castigados.

Dejamos atrás tiempos de crisis en los que muchas compañías se han visto obligadas a reducir sus partidas presupuestarias para  medios. Años en los que se ha priorizado la solvencia económica por encima de cualquier otro objetivo. Sin embargo, también han sido años en los que muchas empresas han sido conscientes de que en épocas de dificultad debía haber una tendencia distinta y hacer aún más verdad esa máxima de que  la publicidad no es un gasto sino una inversión.

En la aplicación de esta máxima ha habido empresas que han buscado opciones eficaces, como la incorporación del intercambio a sus estrategias comerciales., porque tendencían que con el barter actuaba como un complemento con el que poder llegar a las mismas cifras de inversión

La reducción de presupuestos no ha sido un obstáculo para esos anunciantes, sencillamente porque han recurrido al pago de sus campañas de publicidad con su producto. El barter suele actuar como un antena comercial para todos los departamentos de una empresa; y por eso ha permitido a Marketing seguir invirtiendo los mismos volúmenes, a Financiero a preservar su liquidez y a Logística y Ventas a recomercializar partidas de producto en nuevos mercados.

En definitiva, para obtener resultados diferentes, los anunciantes han optado por realizar acciones diferentes.

La inversión publicitaria aumentó un 5% en 2014

Todas las previsiones venían afirmando que el 2014 iba a ser el de la consolidación definitiva de la recuperación en publicidad. Ya en 2015 y hechos todos los balances, esas previsiones se han convertido en realidad.

La inversión publicitaria registró en 2014 un aumento del 5% respecto al año anterior, según el ‘Indice de Inversión Publicitaria de 2014’ presentado por Arce Media. Las cifras son positivas a todos los niveles y soportes, incluidos los medios impresos. La mayor parte de la tarta se la llevan, una vez más, televisión y cine.

A parte de las conclusiones obvias, de estos datos se desprenden más ideas interesantes a analizar. PIB, consumo… son algunos indicadores que tienen una clara relación con las buenas cifras publicitarias. Sin embargo, el cambio de nuestra sociedad en general y de sus hábitos de consumo en particular han dejado claro que el consumidor ya no es el mismo y que la inversión en medios tiene que ver con querer estar más cerca de tu cliente, de que éste se convierta en tu mejor campaña de publicidad.

En la consecución de ese objetivo existen dos tipos de anunciantes: los que siguen haciendo lo mismo y siguen obteniendo los mismos resultados (buenos o malos, esa no es la cuestión); y los que en estos años han enfrentado  la dificultad con opciones diferentes que a buen seguro también le han aportado resultados, en su mayoría buenos. En conclusión, estos últimos han convertido una espiral negativa en una espiral llena de posibilidades positivas.

¿Reducción de presupuestos para acciones de comunicación? Pago las campañas con lo mejor que tiene mi empresa: mi producto. ¿Falta de efectivo para llegar a mis medios óptimos? Recurro al intercambio para realizar acciones diferentes y me diferencio de mi competencia.

Y la cuestión más importante. Quiero conseguir mis objetivos de venta ¿Qué mecanismos puedo usar? Si utilizo mi producto para pagar mis campañas ya estoy vendiendo. Pero si además ejecuto esas campañas que he obtenido, tengo un beneficio adicional.