Así afecta la situación política de España a las empresas

De acuerdo a un informe del banco americano de inversión, Goldman Sachs, la incertidumbre del cambio político en España genera desconfianza en las empresas respecto a las perspectivas económicas y temor de que la falta de un gobierno estable frene las inversiones y el crecimiento del PIB.

Por su parte, BBVA Research señala que la incertidumbre política es uno de los mayores riesgos para el crecimiento de la economía interna y que es posible que el déficit público se sitúe en el 4,5% a cierre de 2016, tres décimas por encima del objetivo pactado con Bruselas.

Dicha inestabilidad política también  genera una desaceleración de las economías emergentes y al no tener un gobierno que estipule la regulación vigente, muchos proyectos quedan estancados.

¿La crisis está terminando?

A pesar de la inestabilidad política actual, la economía del país creció en un 3,5% el año pasado y ello ha generado un poco de tranquilidad en general, aún cuando no existe un hecho real o económico que soporte este logro.

Aunque en los últimos meses se han dado a conocer datos económicos alentadores, las empresas temen que al estar un poco a la deriva, no se cumplan muchos de los objetivos financieros, comerciales y de marketing que se han trazado.

El Barter como aliado de las operaciones corporativas

A través del barter las compañías tienen la posibilidad de sacar el máximo rendimiento de cada una de sus operaciones, además de evitar pérdidas en ventas y optimizar la rentabilidad de sus estrategias de marketing y comunicación.

En Compensa, hacemos una simulación de ventas de producto y compra de publicidad sin ningún compromiso, para que el cliente tome la decisión de incluir nuestro modelo de negocio en su empresa, potenciando el funcionamiento de sus áreas operativas: financiera, marketing y comercial.

Aunque el barter ha evolucionado, sigue siendo una herramienta innovadora que genera valor y oportunidad y como lo dice Michael Gerber, gurú de las Pymes, “un emprendedor ve oportunidades allá donde otros solo ven problemas”.

www.compensa.es

compensa@compensa.es

+34 91 598 18 20

Madrid- España

El Corporate Barter se consolida también en Italia

El Corporate Barter sigue ganando adeptos en todas las regiones de Europa; y no sólo como un atractivo método para combatir la crisis económica. En ocasiones anteriores hemos hablado de cómo el City of London y el Ministère du Redressement Productif de Francia habían publicado varios informes avalando la viabilidad del sistema.

 Ahora es en Italia donde los intercambios entre empresas están a la orden del día. No solo en forma de meros ‘trueques’ sino a través del comercio electrónico, la creación de monedas virtuales y redes de intercambio.

 Existen destacadas empresas por todo el país que practican este modelo de negocio: Sardex es la pionera, nació en 2010; pero encontramos otras muchas como Visiotrade iBarter, BexB o Bartex. Desde aquellas compañías, a las que se ha dado voz en este artículo publicado en el portal Ninja Marketing,  se habla de cómo las PYMEs italianas están implementando estrategias centradas en el barter corporativo y califican de “sorprendente” las políticas comerciales que se están llevando a cabo para esta nueva forma de negocio.

Lee el artículo original http://www.ninjamarketing.it/2014/04/29/corporate-barter/

 

‘El intercambio o la espiral positiva’.- Por Alejandro Ruiz Chitty

Alejandro Ruiz Chitty.- Director de Compensa

Falta de liquidez, ajuste de presupuestos, stocks… son términos a la orden del día de cualquier empresa española. Y es que la situación actual podría encuadrarse dentro de una espiral negativa de la que los empresarios españoles tenemos muy difícil salir.

Las compañías a menudo tienen exceso de capacidad de producción, más aún cuando el ciclo económico se desacelera y el crédito no fluye. Sin embargo, ¿por qué no revertir esta situación hacia una espiral positiva?

Las crisis financieras y las revoluciones tecnológicas, especialmente en las que nos encontramos inmersos ahora, nos llevan a explorar sistemas alternativos de financiación para potenciar la economía a todos los niveles: gubernamental, institucional y social.

A destacar entre todas ellas, un modelo de negocio que está consolidado desde hace años en Inglaterra y Francia, además de en Estados Unidos: el bartering (intercambio entre empresas). La utilización del intercambio supone un complemento atractivo que contribuye a vender más, a aumentar ventas. Es un modelo que se usa a menudo para ‘estructurar’ las ventas cuando los métodos de pago convencionales se vuelven complejos, costosos o inexistentes.

Cada vez son más las iniciativas oficiales que reconocen este sistema como un “un sector emergente con bastante potencial como para actuar como complemento a los sistemas de crédito financieros tradicionales”. Así lo define City of London en un informe titulado “CapacityTrade and Credit: Emerging Architectures for Commerce and Money’”, cuya intención es fomentar el conocimiento del sistema de trueque y de las posibles aportaciones que puede hacer a la economía como una potente herramienta comercial y financiera.

En Francia, el Ministère du Redressement Productif (con el actual ministro de Reindustrialización del país, Arnaud Montebourg, como encargado del mismo), acaba de presentar un estudio en el que demuestra la necesidad de aplicar sistemas de bartering para reactivar la economía.

Ya existen iniciativas similares en España, con empresas que se dedican a este negocio desde hace 20 años pero a las que aún les falta reconocimiento tanto por parte de la sociedad como de las instituciones. Supone todo un complemento para el sistema económico y el tejido empresarial del país, puesto que ofrece todo un conjunto de servicios financieros, comerciales y de marketing y publicidad de forma profesional con una gran diferencia: el cliente puede pagar su compra con su producto, servicio o stock.

La implementación de un nuevo enfoque como el del intercambio supone abrir una nueva puerta en un negocio. Pero generalmente, cuando una empresa apuesta por él, lo hace consciente de sus activos dormidos y busca aplicar una gestión dinámica de éstos. Sobre todo, porque el intercambio permitirá a esa empresa dar valor a los activos no utilizados; conservar efectivo y proporcionar liquidez a la empresa para ciertas operaciones que requieren el fortalecimiento de sus fondos propios; llegar a nuevos clientes; dar visibilidad y vender esos productos que no se venden en mercados tradicionales; aprovisionamiento de la compañía, etc…

Si aplicáramos esto a la espiral positiva de la que hablaba al principio, ¿se podría con el intercambio mejorar los presupuestos de marketing, favorecer los objetivos financieros, reducir provisiones y mantener gastos? Rotundamente sí. Porque el intercambio es creatividad, es dar una vuelta de tuerca a una situación compleja. Es en definitiva, apostar por una alternativa de, hasta el momento, poca tradición en el sistema económico español; pero que ya ha reportado con creces resultados demostrados en un sin fin de países europeos”.