El barter ayuda a mejorar el resultado fiscal

Coincidiendo con el próximo cierre fiscal americano, que tendrá lugar hoy,  30 junio de 2016, un gran número de empresas tienen muy en cuenta las ventajas económico-financieras que aporta el barter en su resultado anual y que a continuación enunciamos.

Al cierre fiscal, las empresas muestran en sus cuentas de resultados y en sus balances la “fotografía” de cómo se encontraban sus principales cifras en ese momento. Constituye el principal referente de medición externa e interna sobre los logros obtenidos durante el año, pudiendo no ser siempre un buen valedor de la gestión realizada. Bajo tal enfoque, el barter permite ayudar a mejorar dicha “fotografía” proporcionando importantes ventajas para las áreas financiera, comercial y de marketing y, por consiguiente, facilitando la consecución de los resultados previstos.

El barter, apoya a las tres áreas mencionadas. En el área financiera permite mejorar la cuenta de resultados y optimizar balances y cash flow, reduciendo provisiones y stocks. En el área comercial ayuda a aumentar las ventas en mercados previamente identificados. Finalmente, es un importante apoyo para el área de marketing en la optimización de sus gastos, especialmente los publicitarios.

Agiliza el alcance de objetivos

En primer lugar, la operación del barter ayuda a incrementar las ventas, especialmente en el lanzamiento de nuevos productos, así como a revalorizar productos de rotación lenta con importantes niveles de stock, lo que, por supuesto, facilita el cumplimiento de los objetivos comerciales, liberando al mismo tiempo gastos financieros, principalmente los relacionados con la financiación y almacenamiento.

Por lo tanto, reduce de manera ágil la cantidad de producto inmovilizado, evitando el riesgo de posibles deterioros, y al mismo tiempo disminuye la dotación de provisiones, sobre todo en aquellos casos en los que exista una prolongada falta de rotación.

Las ventas adicionales se producen a precios de mercado, generando un margen bruto extra respecto al que estaba previsto para el cierre del ejercicio. Todo lo anterior permite garantizar que el porcentaje de margen estándar objetivo de la compañía no sólo se logre mantener, sino incluso mejorar.

Resultados que aumentan la confianza de acreedores e inversores

Las cifras del balance financiero general sufren un impacto positivo cuando se trabaja con barter, debido a que la propia mejora del resultado anual incrementa el patrimonio neto de la compañía y optimiza algunos activos de la misma.

Según un estudio del Ministerio de Recuperación Productiva de Francia, realizado en 2013, la práctica del Barter entre empresas, actúa como un “booster” o acelerador de la economía real que puede permitir optimizar los activos no utilizados (3 a 10%) y generar una mejora en el EBIDTA del 3% al 5%.

Ventajas en tesorería: Cash Flow

La Incorporación del barter al modelo de negocio permite mejorar los saldos de tesorería disponibles, al no tener que incurrir en un alto porcentaje de desembolsos asociados a las campañas de publicidad, ya que estás se financian con el propio producto.

En definitiva, trabajar con corporate barter, contribuye a un mejor resultado anual de la compañía, mejorando las ratios económicos y financieros de la misma.

Es una herramienta financiera y operacional muy potente, que optimiza los recursos, tanto financieros, comerciales y de marketing de las empresas, sobre todo de aquellas con un importante presupuesto publicitario.

La inversión publicitaria aumentó un 5% en 2014

Todas las previsiones venían afirmando que el 2014 iba a ser el de la consolidación definitiva de la recuperación en publicidad. Ya en 2015 y hechos todos los balances, esas previsiones se han convertido en realidad.

La inversión publicitaria registró en 2014 un aumento del 5% respecto al año anterior, según el ‘Indice de Inversión Publicitaria de 2014’ presentado por Arce Media. Las cifras son positivas a todos los niveles y soportes, incluidos los medios impresos. La mayor parte de la tarta se la llevan, una vez más, televisión y cine.

A parte de las conclusiones obvias, de estos datos se desprenden más ideas interesantes a analizar. PIB, consumo… son algunos indicadores que tienen una clara relación con las buenas cifras publicitarias. Sin embargo, el cambio de nuestra sociedad en general y de sus hábitos de consumo en particular han dejado claro que el consumidor ya no es el mismo y que la inversión en medios tiene que ver con querer estar más cerca de tu cliente, de que éste se convierta en tu mejor campaña de publicidad.

En la consecución de ese objetivo existen dos tipos de anunciantes: los que siguen haciendo lo mismo y siguen obteniendo los mismos resultados (buenos o malos, esa no es la cuestión); y los que en estos años han enfrentado  la dificultad con opciones diferentes que a buen seguro también le han aportado resultados, en su mayoría buenos. En conclusión, estos últimos han convertido una espiral negativa en una espiral llena de posibilidades positivas.

¿Reducción de presupuestos para acciones de comunicación? Pago las campañas con lo mejor que tiene mi empresa: mi producto. ¿Falta de efectivo para llegar a mis medios óptimos? Recurro al intercambio para realizar acciones diferentes y me diferencio de mi competencia.

Y la cuestión más importante. Quiero conseguir mis objetivos de venta ¿Qué mecanismos puedo usar? Si utilizo mi producto para pagar mis campañas ya estoy vendiendo. Pero si además ejecuto esas campañas que he obtenido, tengo un beneficio adicional.