Anunciante: el barter también es posible con tu agencia


Cuando un anunciante, tanto desde su vertiente financiera como desde la de marketing,  corrobora los beneficios que conlleva incorporar el barter a su estrategia de compañía y se decide a apostar por él, suele encontrarse con un segundo inconveniente: su agencia de medios habitual.

Es un reparo que surge porque a menudo no se suele observar el barter desde la óptica adecuada. El intercambio puede ser considerado por muchas agencias un competidor. Y pocas veces se deduce que su función real es la de actuar como partner para ésta; en definitiva, un colaborador que desarrolla un trabajo conjunto para cumplir los objetivos de su cliente.

Con el fin de acabar con ese mito y demostrar que el intercambio es solo una herramienta más para conseguir los objetivos de venta de una marca, a continuación ofrecemos una serie de claves para certificarlo:

 

El barter no sustituye al dinero; es un complemento

Cuando el presupuesto de marketing ya está asignado, pero las necesidades de comunicación siguen latentes, el intercambio es la herramienta óptima para ampliar el budget y seguir invirtiendo en medios.

 

Mi producto, mi moneda de pago

Esa ampliación se genera porque el anunciante paga las campañas con sus productos y servicios. Sus activos son re-comerciliazados por empresas de barter como Compensa en mercados alternativos, identificados y autorizados por el cliente; y de esa reventa surge la nueva partida presupuestaria.

 

Mis objetivos de venta, más fáciles de cumplir

La publicidad y las ventas van de la mano; por lo que cuanta más comunicación de marca se realice, más ventas se generan. El intercambio repercute en ambas disciplinas con el llamado ROI A+ (Retorno sobre la inversión adicional y asegurado). Pagar una campaña con productos y servicios ya supone una venta; pero además, se ejecuta una campaña adicional para vender más.

 

En ocasiones, el Director de Marketing se ve avocado destinar parte de su inversión a productos con rotación más lenta o que no son actuales; hecho que reduce los recursos dedicados a su producto ‘estrella’. Para estos casos, es una buena opción contar con herramientas como la del intercambio, que proporciona apoyo para la optimización de ese presupuesto.

La empatía es una de las claves de la relación entre un cliente y su agencia. Y que ésta última entienda todas las necesidades de la marca parece vital. En muchos casos, las necesidades de un cliente no son solo de comunicación: también necesitan apoyo en los objetivos de venta, salida de producto, almacenamiento y logística.

 

Medio – Cliente – Agencia – Barter: Win Win!


En los últimos años ha habido una tendencia a la baja en la inversión de los anunciantes (que afortunadamente está estabilizándose) con la consecuente influencia en medios y agencias. Algunas centrales de medios han tendido incluso a fusionarse (y las que no han podido adaptarse al mercado han desaparecido) y los medios de comunicación han perdido inversión.

La conclusión evidente es que hay que renovarse. Cambiar para poder continuar y crecer.  Y en este sentido existen alternativas y oportunidades que las grandes corporaciones publicitarias, grupos de comunicación  y grandes centrales de medios están sabiendo aprovechar mediante la  práctica del modelo del barter (intercambios publicitarios)

El intercambio es y se ha convertido en un aliado tanto de medios como de agencias. Permite optimizar presupuestos y cubrir acciones de marketing. Es incluso un producto que puede incorporar una central en su catálogo de servicios para ofrecer a ese cliente que no puede realizar más inversión por diversas razones. Y sobre todo es una herramienta para que un soporte pueda incorporar nuevos anunciantes a sus espacios.

El tablero de juego en el que participan Medio – Agencia – Barter – Cliente concluye con un win-win para los cuatro actores. El medio porque gana anunciantes, La agencia de medios porque puede convertir el intercambio en una opción más para ofrecer a su cliente, y el cliente porque puede realizar inversión y pagarla con sus productos.

Todos pueden contemplar el Barter como una solución a un posible ‘problema’. La consecuencia será siempre vender más.